16/5/13

sala de viernes: desnaturalizar la separación social





Participantes:

Johanna Sánchez, Andrea Zambrano Rojas, Sarah de la Cerda, Edison Cáceres Coro, Fausto Villalba Noboa, Daniel León, Gabriel Arroyo, Andrés Ruíz, Mireya Guerra y Leonardo Pinto.

Cámaras:
Fausto Villalba, Edison Cáceres y Valeria Andrade.

Edición:
Valeria Andrade

Esta investigación se pregunta, cómo se lleva a cabo el proceso a través del cual se construyen ciertas corporalidades hegemónicas en la Plaza Foch y cómo a partir de ellas se generan nuevas formas y procesos de separación social. Corporalidades reguladas por una normatividad heterosexual, con determinadas marcas de clase manifiestas en el performance cotidiano, y éste, sujeto a su vez a formas de construcción discursiva a partir de  representaciones estéticas dominantes, que segregan aquellas cuyo origen responde a identidades diversas: raciales, étnicas y/o sexo-genéricas. Corporalidades construidas desde nociones de ciudadanía y ciudadanía atada a discursos de moral de decencia; corporalidades  que se banalizan y cosifican en patrones de espectáculo y consumo, que sin embargo pueden siempre situarse en la prerrogativa política. He planteado la investigación en este lugar, muy acotado, ya que la plaza como espacio público por excelencia, articula y estructura lógicas sociales, económicas y políticas. En esta perspectiva, el barrio de La Mariscal, se ha convertido en las últimas décadas en la centralidad urbana de mayor desarrollo turístico en la ciudad de Quito. Reconfigurada a partir de políticas públicas de renovación urbana implementadas por la administración municipal del primer quinquenio del siglo XXI, a favor de la inversión privada, fue operativizada por las organizaciones vecinales y empresariales de la zona. Estas políticas ante todo económicas, abocadas a la producción de servicios y consumo, propias de las transformaciones globales de las ciudades contemporáneas, promovieron cambios en el uso y el valor de las propiedades y de los espacios públicos; así se provocaron metamorfosis tanto en el diseño urbano, como en las dinámicas sociales. El enfoque de esta propuesta pretende analizar el proceso mediante el cual estas dinámicas se encarnan en las corporalidades de ciertos sujetos, creando un marco de legibilidad para ciertas producciones corporales, mientras otras son segregadas a partir del sentido de la desconfianza, la sospecha, el miedo y el extrañamiento. Se plantea el cuerpo como el lugar de encarnación de estructuras sociales y lugar de conocimiento; pero ante todo, como agente operador de prácticas sociales y cambios políticos, que aparece y desaparece en la construcción de sentido individual y colectivo, mediante sus formas de representación y performance que se inscriben en las lógicas de los espacios, en este caso, público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores